viernes, 22 de junio de 2018

Brasil uiere ganar el mundial de RUSIA 2018

Inglaterra venció y convenció a tramos de la noche, generando un buen fútbol de toque y dominando el encuentro como corresponde. Sin embargo, casi todo, si no todo, gira alrededor de Harry Kane. El delantero del Tottenham fue el mejor de su equipo, del partido y, probablemente, del grupo. Brasil uiere ganar el mundial de RUSIA 2018



El delantero británico convirtió los dos tantos de su combinado y se afianzo como líder indiscutible de su selección. Sus tantos fueron de delantero puro, de saber estar en el lugar correcto y en el momento adecuado. Se adelantaron los Three Lions gracias a una brillante jugada colectiva que el atacante Spur remató de últimas y los tres puntos llegaron al casillero de los de Gareth Southgate gracias al mismo artífice y una buena planificación a pelota parada. Kane se hizo dueño del segundo palo y aprovechó los fallos en las marcas de los tunecinos para cabecear a placer un córner y subir al marcador el segundo gol de la noche para locura, tanto de los hinchas allí presentes, como de los que seguían el partido a lo largo y ancho de todo el planeta.

No obstante, el de Walthamstow no fue la única estrella del día. Maguire realizo un magnífico trabajo en la zaga y, en el otro partido, Lukaku también marco la diferencia. Por tanto, ¿qué diferenció a Kane del resto?

Inglaterra brilló en su juego por momentos aunque tuvo fases de verdadero atasco. No había ideas, las pelotas llegaban al área contraria a cuentagotas y nadie era capaz de profundizar en las jugadas. En estos casos es cuando reluce la importancia de contar con un delantero de tan alto nivel, que solo necesita una oportunidad para convertir un gol. Los futbolistas británicos, sobre todo en la primera parte, desperdiciaron un buen número de ocasiones que hubieran sentenciado la victoria y, curiosamente, ninguna de esas estuvo en las botas de Kane, un jugador con tanta calidad como eficiencia. Ver Brasil vs Costa rica EN VIVO


La aguerrida zaga tunecina supuso verdaderos dolores de cabeza para los atacantes ingleses, que pese a tener un buen comienzo, fueron viendo como la luz se iba apagando conforme pasaban los minutos y, sobre todo, cuando llegó el absurdo empate de penalti. Y en ese tiempo Kane no apareció. Estuvo ausente pero la razón es el agujero de su equipo en el centro del campo, incapaz de superar líneas y tener profundidad.

Sin embargo, hay un peligro para el delantero inglés: nivelarlo con Cristiano, Messi, Neymar o Griezmann. Puede estar en el mismo peldaño pero esas etiquetas no hacen más que añadir presión a la que ya procede de la prensa, que pese a sumar los tres puntos en la primera jornada criticó tanto al equipo como al futbolista de los Spurs. “Kane tuvo una actuación muy pobre”, señaló Paul Merson, ex jugador del Arsenal y la selección inglesa.

“Es algo enorme. Estoy muy orgulloso de los chicos. Fue muy difícil. Creo que jugamos bien, especialmente en la primera parte, merecimos estar por delante y pudimos anotar algún gol más”, señaló el capitán. Inglaterra peleó, luchó y venció con justicia.

El próximo encuentro de la Inglaterra de Kane será ante Panamá

Ahora, Inglaterra se disputará el primer puesto del grupo con Bélgica, que venció con más solvencia pero menos brillo a Panamá. Incluso, el partido frente a los centroamericanos puede terminar siendo más decisivo por la diferencia de goles. Ahí es donde deberá aparecer de nuevo Harry Kane y seguir demostrando si puede ser considerado o no el mejor delantero del mundo, un puesto que se vende muy caro en estos momentos.

“Nos hablábamos entre nosotros sin parar, ayudándonos, y al final conseguimos lo que merecíamos. Trabajamos mucho en los entrenamientos, estábamos deseando jugar. Es muy difícil, el Mundial es muy difícil, sobre todo el primer partido. Quitarse los nervios de encima, las ganas, y luego tienes que jugar. Estoy muy contento”, confesó.

Sus números durante la temporada fueron brillantes. Anotó 37 goles en 44 partidos, lejos de la marca de Mohamed Salah (43 goles en 51 encuentros) pero convirtiéndose en el futbolista clave de un Tottenham que está en Champions y peleó por estar en sus cuartos de final gracias al propio Kane.
Fuente: Selección de Inglaterra

Sin embargo, la película con Inglaterra ha sido diferente y, con el paso del tiempo, se ha ido adaptando. En su primer año como internacional (2014), disputó los partidos clasificatorios para la Eurocopa de 2016 en Francia y en cinco partidos sumó tres goles y una asistencia, aceptables estadísticas para un debutante. No disputó el Mundial de Brasil pero sí estuvo presente en el mencionado campeonato continental que tuvo lugar en el país galo. Jugó los cuatro partidos de Inglaterra pero fue incapaz de registrar un solo tanto, estuvo al mismo nivel que el de su selección, desaparecido.

Empezó a destacar en las eliminatorias para el Mundial que ahora está disputando. Participó en seis partidos y convirtió cinco tantos a la par que una asistencia, unas estadísticas que se ajustan a lo que necesita el combinado británico, con un juego que deja mucho que desear pero que en muchos momentos es capaz de abastecerse con pequeños rayos de luz en ataque. mi aqui todos los juegos del Mundial rusia 2018 EN VIVO

Dos goles en el debut en un Mundial, uno en la última jugada para dar los tres puntos a tu equipo y una moral en la selección que ahora está por las nubes. Harry Kane ha sido el artífice de contagiar a sus compañeros y a su afición de que es posible alcanzar algo grande en Rusia, que Inglaterra tiene avales para ello y que va a pelear cómo sea y contra quién sea. Ahora tiene dos pruebas muy diferentes: Panamá, con espacios y la necesidad de los goles para un futuro desempate en las posiciones del grupo y Bélgica, un partido complicado y que definirá de que es capaz de la Inglaterra de Kane y compañía.

Kane ama jugar con su selección, según ha dicho recientemente Mauricio Pochettino, su entrenador en el Tottenham, y para un jugador así no hay nada más grande que poder levantar la copa del mundo. El camino no ha hecho más que comenzar.